De “All hallow’s eve” a Halloween

halloween

Estamos cada vez más cerca de las fiestas de Día de Muertos y el aroma del pan de muerto ya se deja sentir por las panaderías de México.

Junto a este tradicional pan y con los preparativos para crear el altar, la juventud también celebra el Halloween.

Y a todo esto, ¿qué significa Halloween?

Si buscas un poco, podrás encontrar versiones que van desde lo fantástico hasta las más obscuras interpretaciones, en lo personal me quedo con esta descripción:

La forma correcta es “All hallow’s eve”, y proviene del inglés antiguo que significa “víspera de todos los santos”; tal y como sucede en muchos casos, los anglosajones poco a poco modificaron su sentido religioso para llevarlo a las historias fantásticas de brujas, fantasmas y horror.

Claro que esta versión es mucho más atractiva, en especial para los jóvenes, que gustan de estas fechas para disfrazarse.

Esta forma de “festejar” se ha extendido a la comunidad de habla hispana, llegando a nuestro país principalmente por las grandes producciones de cine.

Mientras buscaba información sobre el Halloween, mi investigación me llevó hasta los celtas, un pueblo muy antiguo de Europa Oriental. Como parte de su comunidad, se encontraban los sacerdotes paganos llamados druidas, que adoraban los árboles, en especial al roble.

Si viste las historietas, caricaturas o película de Asterix y Obelix, tendrás una ligera idea.

Los druidas creían en la inmortalidad del alma, que reencarnaba en otra persona y como parte de sus creencias, dicha alma encontraba su camino a casa el 31 de octubre. Para ello era necesario que sus moradores tuviesen comida en casa para que dicha alma se sintiera en su hogar.

Los celtas también fueron convertidos al cristianismo y a pesar de ello, no todos renunciaron a este tipo de costumbres, tal cual sucedió en México.

halloween-historia1

Por lo que se comprende por qué existen ciertas similitudes con nuestras tradiciones, que dan origen al Día de Muertos en nuestro país.

¿Y cómo llegó esta versión a los Estados Unidos? Bueno, esto se logró a través de los inmigrantes irlandeses, que llegaron a esas tierras aportando diversos elementos paganos.

Con el paso del tiempo, poco a poco se fueron introduciendo y mezclando la creencia en brujas, fantasmas, duendes y monstruos de toda especie.

Y es así como nace la nueva versión del Halloween, que es la que se ha ido extendiendo a lo largo del mundo.

De esta forma podemos ver que ciertos sectores de nuestra sociedad festejan el Halloween la noche del 31 de octubre y continúan con la celebración de Día de Muertos los días 1 y 2 de noviembre.

Lo más representativo de esta fiesta son los disfraces que se combinan con salir a pedir dulces a la calle. Y en nuestra versión los niños salen los días 1 y 2 a “pedir calaverita”.

Desde los jóvenes y niños hasta algunos adultos se preparan con antelación para idear qué se van a poner y cómo se van a maquillar.

Aquí las telas para disfraces, la creatividad, junto a un “buen juego” de maquillaje logran conseguir espeluznantes disfraces.

Últimamente todo termina en una fiesta alrededor de fantasmas, calaveras, vampiros, momias y uno que otro ensangrentado, con una decoración que realce esa aura tenebrosa y de misterio.

Así, después de una larga preparación, todo termina dando paso al Día de Muertos.

FacebookTwitterGoogle+PinterestShare

Una sociedad sin memoria

conmemorar2

En México, tal como en muchos países occidentales, somos muy dados a las conmemoraciones. Organizamos ceremonias o festejos, según sea el caso, por eventos como el sismo que devastó la ciudad en 1985, el inicio de movimientos como la Independencia o la Revolución, tradiciones como el Día de Muertos o el de la virgen de Guadalupe y sucesos trágicos e incomprensibles, como la desaparición de 43 estudiantes.

conmemorar

Ahora bien, ¿qué entendemos por conmemorar? Hacer una manifestación, pronunciar algunos discursos, cambiar la foto de perfil en las redes sociales y, en los casos menos sombríos, hacer una fiesta. No obstante, si atendemos al auténtico sentido del término conmemorar –traer algo a la memoria–, habremos de admitir que pocas veces cumplimos con el propósito, pues lo común es que la mayoría de los participantes en una ceremonia o celebración no tengan una idea completa, a veces ni siquiera una parcial, de lo que se recuerda y honra.

Los eventos conmemorativos tienen algún valor sólo en la medida en que motivan la reflexión acerca de un acontecimiento importante. Pero a fin de que se dé una reflexión, es necesario un conocimiento previo de lo sucedido; en otros términos, es preciso conocer el pasado, para poder pensarlo, recordarlo y aprender algo de él.

William Soto Santiago, representante de la Embajada Mundial de Activistas por la Paz (EMAP), afirma que el primer paso para establecer la armonía entre las sociedades y las naciones, y erradicar problemas como la discriminación, la intolerancia, la desigualdad y la violencia, es educar a los individuos. Y dentro de dicho proceso educativo es fundamental la enseñanza de la historia, tanto la universal como la del país al que se pertenece.

No hay forma de sentir empatía, ni de mostrar acuerdo o al menos tolerancia por las ideas y acciones de otros, si no comprendemos las causas de que piensen y actúen de una determinada forma. Tampoco es posible que una persona haga valer sus derechos humanos, en beneficio de sí misma y de todos los miembros de su comunidad, si ni siquiera sabe qué significa ese concepto.

El conocimiento y la comprensión también deben abarcar al entorno natural que constituye nuestro hábitat, así como el de millones de especies, pues la necesidad de reparar o contrarrestar los daños ambientales que hemos provocado es hoy más evidente que nunca. Por ello, es básico que como parte de una educación integral se incluya el conocimiento de la naturaleza y se fomenten las ideas creativas que puedan traducirse en proyectos de desarrollo sustentable.

Sólo así será posible forjar una memoria que no se limite a ser un mero acervo de datos, sino que constituya un conocimiento que nos permita reflexionar acerca del pasado y adquirir experiencia para la planeación del futuro. Mientras nuestros actos conmemorativos no pasen por la criba de la reflexión y la crítica, se quedarán en el terreno de las apariencias, se olvidarán al poco tiempo y no impulsarán ningún cambio. Hasta que no empecemos a tratar al pasado como una fuente de conocimientos, experiencias y aprendizajes, seguiremos siendo una sociedad sin memoria.

FacebookTwitterGoogle+PinterestShare

Radio Kosmos

Old radio

Estamos de gala, radio cosmos evoluciona y ahora estamos muy felices ya que tenemos un nuevo sitio donde hablar de cualquier cosa en tiempo real, tendremos la misma formula, pero sobre todo muchísimo humor para ustedes ustedes, esto es solo una extensión, que poco a poco se volverá una realidad, aquí te estaremos brindándote todos los acontecimientos relevantes en todo el mundo, al igual diferentes experiencias que nuestros redactores han tenido en sus diferentes experiencias a lo largo de su historia recomendándote diferentes lugaras.

Por mi parte seria todo, si tienes alguna duda favor de comunicarte con nosotros en la sección de contacto y con gusto resolveremos tu duda.

 

FacebookTwitterGoogle+PinterestShare