Administración y Solicitud Imperial

El día de ayer recibimos una router cnc para nuestras labores que desempeñamos de a diario  ya que la última había cumplido ya sus años y requería de repuesto. La maquina llegó de una fábrica en china vía marítima tardando tres meses desde que la pedimos hasta que arribo a puerto, donde después tuvo  que ser transportada hasta la capital y subsecuentemente hacia la oficina.

El pensamiento de fabricas y transportes, me transporto en mi mente por alguna razón a los días de la revolución industrial de los años de su majestad la reina Victoria de Inglaterra; Escocia; Irlanda y el 25% del planeta, siendo su imperio el mas grande de toda la historia.

Aunque glorioso para la reina, su magnánimo imperio que ocupaba todos los puntos cardinales lo que era un verdadero enigma suministrarlo y administrarlo por lo que se le conocía como “ la administración imperial”. Esto era aun mas difícil cuando  países como Francia – el eterno rival- competía por los territorios mundiales y por las rutas comerciales marítimas. No obstante, nadie competía con ellos en el mar, hasta el surgimiento del  poderío alemán en la Primera Guerra Mundial.

El proceso de suministro de territorios de ultramar en tiempos de la reina Victoria era el siguiente:

– Telegrama de Solicitud Trimestral – 

 El cuerpo diplomático británico estaba dividido en embajadores – representantes de la corona en países extranjeros y reinos soberanos-  y gobernadores militares – encargados de ejercer la autoridad británica en las dependencias, colonias y virreinatos de ultramar-.  Los embajadores no pedían mucho suministro mas que cosas básicas de la labor consular y diplomática – dinero para pagar renta de embajada y sus sirvientes, cenas etc.- mientras que los gobernadores militares hacían solicitudes trimestrales a Londres de armamento, munición, tropas etc. Esto tenia que hacerse por medio de una solicitud formal en forma de telegrama que llegaría directamente al Ministro de Asuntos Extranjeros.

– Reunión Oficial Mensual con la Reina-   

 El Ministro de Asuntos Extranjeros tenia que pasar un reporte al Primer Ministro sobre la solicitud de suministro de los gobernadores militares quien habría de reportarle a la reina antes de la reunión formal mensual tripartita donde se diría que se aprobaba y que no.

-Aprobación Real y Envío

Una vez aprobadas las solicitudes por la reina, se enviaba un telegrama a las  innumerables fabricas en Inglaterra para hacer los pedidos – cañones, rifles, bayonetas, uniformes, tiendas de campaña, material de cocina, equipo médico, carbón etc.- En caso de que se pidieran caballos para los regimientos montados distribuidos por el mundo, el pedido se hacía a Irlanda; Australia o Nueva Zelanda, dependiendo del destino  del territorio que les necesitara.  Una vez acumulado el producto, se montaba en trenes para trasporte rápido que les desplazaría a la costa para abordar un buque que les llevaría al destino original.  Este buque seria escoltado por cuatro buques destructores hasta ser entregados.

FacebookTwitterGoogle+PinterestShare