De “All hallow’s eve” a Halloween

Estamos cada vez más cerca de las fiestas de Día de Muertos y el aroma del pan de muerto ya se deja sentir por las panaderías de México.

Junto a este tradicional pan y con los preparativos para crear el altar, la juventud también celebra el Halloween.

Y a todo esto, ¿qué significa Halloween?

Si buscas un poco, podrás encontrar versiones que van desde lo fantástico hasta las más obscuras interpretaciones, en lo personal me quedo con esta descripción:

La forma correcta es “All hallow’s eve”, y proviene del inglés antiguo que significa “víspera de todos los santos”; tal y como sucede en muchos casos, los anglosajones poco a poco modificaron su sentido religioso para llevarlo a las historias fantásticas de brujas, fantasmas y horror.

Claro que esta versión es mucho más atractiva, en especial para los jóvenes, que gustan de estas fechas para disfrazarse.

Esta forma de “festejar” se ha extendido a la comunidad de habla hispana, llegando a nuestro país principalmente por las grandes producciones de cine.

Mientras buscaba información sobre el Halloween, mi investigación me llevó hasta los celtas, un pueblo muy antiguo de Europa Oriental. Como parte de su comunidad, se encontraban los sacerdotes paganos llamados druidas, que adoraban los árboles, en especial al roble.

Si viste las historietas, caricaturas o película de Asterix y Obelix, tendrás una ligera idea.

Los druidas creían en la inmortalidad del alma, que reencarnaba en otra persona y como parte de sus creencias, dicha alma encontraba su camino a casa el 31 de octubre. Para ello era necesario que sus moradores tuviesen comida en casa para que dicha alma se sintiera en su hogar.

Los celtas también fueron convertidos al cristianismo y a pesar de ello, no todos renunciaron a este tipo de costumbres, tal cual sucedió en México.

halloween-historia1

Por lo que se comprende por qué existen ciertas similitudes con nuestras tradiciones, que dan origen al Día de Muertos en nuestro país.

¿Y cómo llegó esta versión a los Estados Unidos? Bueno, esto se logró a través de los inmigrantes irlandeses, que llegaron a esas tierras aportando diversos elementos paganos.

Con el paso del tiempo, poco a poco se fueron introduciendo y mezclando la creencia en brujas, fantasmas, duendes y monstruos de toda especie.

Y es así como nace la nueva versión del Halloween, que es la que se ha ido extendiendo a lo largo del mundo.

De esta forma podemos ver que ciertos sectores de nuestra sociedad festejan el Halloween la noche del 31 de octubre y continúan con la celebración de Día de Muertos los días 1 y 2 de noviembre.

Lo más representativo de esta fiesta son los disfraces que se combinan con salir a pedir dulces a la calle. Y en nuestra versión los niños salen los días 1 y 2 a “pedir calaverita”.

Desde los jóvenes y niños hasta algunos adultos se preparan con antelación para idear qué se van a poner y cómo se van a maquillar.

Aquí las telas para disfraces, la creatividad, junto a un “buen juego” de maquillaje logran conseguir espeluznantes disfraces.

Últimamente todo termina en una fiesta alrededor de fantasmas, calaveras, vampiros, momias y uno que otro ensangrentado, con una decoración que realce esa aura tenebrosa y de misterio.

Así, después de una larga preparación, todo termina dando paso al Día de Muertos.

FacebookTwitterGoogle+PinterestShare